XXVII CIME – Madrid, España (2016)

unnamed

Antecedentes

El 27º Congreso Iberoamericano de Mujeres Empresarias, CIME 2016, promovido por FIDE (Federación Iberoamericana de Empresarias) y organizado por ASEME (Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid), ha tenido lugar entre el 27 y el 29 de octubre de 2016, en Madrid (España).

ASEME, fundada en 1971, agrupa a las empresarias de la Comunidad de Madrid, tanto a título individual como a las asociaciones sectoriales y territoriales, y es la única organización patronal femenina representada en CEIM.

Con motivo del 45º aniversario de su fundación, ASEME ha organizado este congreso, que ha tenido como eje de análisis la transparencia y la ética en los negocios y la empresa del siglo XXI.

El congreso ha contado con la participación de empresarias de diversos países iberoamericanos, como Argentina, Ecuador, Perú, Colombia, Paraguay y Chile, además de una nutrida representación de empresarias españolas de diversos sectores, y ha podido ser seguido a través del sistema streaming.

CIME 2016 se ha celebrado bajo la Presidencia de Honor de Su Majestad la Reina Doña Letizia.

 

Relaciones institucionales, inauguración y conferencia inaugural

Uno de los objetivos de CIME Madrid ha sido promover la relación entre las empresarias españolas y las diferentes embajadas de países iberoamericanos en España. En esta línea, el acto inaugural del congreso contó con la presencia del Embajador de la República de Guatemala en España y del Agregado Económico de la Embajada de Argentina.

También participó el presidente de CEIM, quien incidió en la necesidad de contar con empresas en las que la ética sea la base de actuación, para lo cual es clave que las patronales sean independientes de las administraciones públicas. Recordó, en este sentido, que los ingresos de CEIM provienen exclusivamente de las cuotas de sus socios y de las actividades propias. Con relación a la escasa participación de la mujer en el mundo empresarial y de la dirección, reconoció que es un claro síntoma de crisis en la sociedad, que es necesario corregir.

Por su parte, la presidenta de FIDE, Julia Maristany, afirmó que la mujer no puede ser la única que asuma el liderazgo del cambio. Este cambio necesario será una realidad si es co-liderado entre hombres y mujeres.

Finalmente, Eva Serrano, presidenta de ASEME, dio la bienvenida a los asistentes, y presentó el conjunto del programa, incidiendo en la reciente aprobación del Código de Buen Gobierno por la Asamblea General de ASEME, y que sirve de eje de actuación de la organización, y que va en la línea del tema central de CIME 2016.

Partiendo del tema central del congreso, “Transparencia y ética en la empresa. La RSE transformada en modelo de gestión”, la conferencia inaugural estuvo a cargo del presidente de la Red Española del Pacto Mundial de Naciones Unidas, Ángel Pes, quien presentó los 10 principios del Pacto Mundial en materia de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anticorrupción, y que gozan de consenso universal. En su opinión, son las empresas las que tienen que liderar el cambio, especialmente las Pyme, que crean puestos de trabajo y promueven la riqueza de las sociedades.

La presentación del congreso estuvo a cargo de Gricell Garrido, vicepresidenta de ASEME y presidenta de la Comisión de Seguridad de CEIM.

 

Mesas redondas

El programa del congreso se estructuró en mesas redondas, la primera de las cuales se dedicó a “La empresa española e iberoamericana, unidas por un compromiso responsable con la sociedad”, que estuvo moderada por Juan Enrique Montálvez, profesor del CEU y miembro de OCARE (Observatorio de la Comunicación y la Acción de la RSE).

Las empresarias iberoamericanas Ángeles Balarezo y Juana María Malca expusieron su experiencia emprendedora en sus respectivos países y en España. Seguidamente, Tomás Vera, presidente del Foro Iberoamericano de Ciudades, informó sobre esta entidad, que tiene como objetivo hacer que las ciudades sean sostenibles, y afirmó que la gran fuerza de Iberoamérica está en sus 500 millones de personas que comparten un idioma.

Como colofón, la directora general de Cooperación Institucional del ICEX, Alicia Montalvo, se refirió al papel de esta entidad en el apoyo a la internacionalización de las empresas, y reconoció que tienen como objetivo adaptarse a las Pyme, para que puedan abordar con mayor seguridad su salida al exterior.

La segunda mesa redonda analizó “Las razones que motivas a las empresas a trabajar en RSE”, y contó con la moderación de Eva Serrano, vicepresidenta de CEIM y presidenta de su Comisión de Ética, Responsabilidad Social Empresarial e Igualdad.

Esta mesa analizó la perspectiva de la RSE desde la gran empresa, como Banco Sabadell, a través de su subdirectora general, Blanca Montero, quien incidió en la importancia de apoyar la internacionalización y el emprendimiento.

Para Iván Ullastres, director general de Grupo Ullastres, es fundamental promover buenos protocolos de sucesión en las empresas familiares, como es el caso de su grupo, que cuenta con más de 100 años de trayectoria.

Por su parte, Juan Ignacio Lamata, gerente de relaciones con organizaciones empresariales de El Corte Inglés, afirmó que la RSE debe ser intrínseca a las empresas, y así lo es para la entidad a la que representa, que crece gracias a la implicación de su personal.

“La diversidad como valor estratégico” fue el tema central de la tercera mesa redonda, moderada por Luis Méndez, director del Departamento de Asuntos Laborales de CEIM.

Debemos entender por diversidad tanto la gestión interna de recursos humanos, con la necesaria flexibilidad para tener en cuenta las necesidades vitales de los empleados y hacerlas compatibles con la gestión empresarial, como las actividades para que externamente la compañía sea más atractiva, estando atenta a las necesidades sociales.

En cuanto a la gestión de la diversidad de género, se ha avanzado mucho en compañías grandes, como Wolters Kluwer, que estuvo representada por Eugenia Dutto (directora de Servicios a clientes) o Amadeus, que contó con la participación de Katherine Grass (directora de Innovación), a través de la potenciación del talento y de la meritocracia. Esta diversidad en la empresa redunda en enriquecimiento de las plantillas.

Sin duda, cuando se van incorporando generaciones nuevas de trabajadores, la diversidad de género es más palpable y más rica. Falta que ello se traduzca en una incorporación real de la mujer a puestos directivos. Para ello, es necesario un cambio social y en algunos casos legal, que facilite que las empresas compatibilicen el trabajo con fórmulas flexibles como el teletrabajo o cierto margen de determinación del horario. La necesidad de impulsar la igualdad en puestos de responsabilidad en todo tipo de ámbitos se logrará realmente cuando los puestos de responsabilidad estén paritariamente ocupados por hombres y mujeres.

El cambio debe provenir del sistema educativo, de las propias mujeres (haciéndose más visibles), de los directivos varones y, en general, de la concienciación social sobre la igualdad en el cuidado de los hijos. Sin embargo, la diversidad en la empresa no solamente es de género, sino también de otras cuestiones, como la nacionalidad. Es necesario que los equipos vengan compuestos por personas diferentes, ya que ello abre la mente, genera ideas y los equipos globalmente mejoran. Así lo expuso Mercedes Wullich, fundadora de Mujeres&Cía.

En tercer lugar, la diversidad ha de entenderse también como un compromiso por el cambio social, con la posibilidad voluntaria de asumir herramientas concretas propias de la denominada economía del bien común, basada en valores, como la dignidad, la solidaridad, la justicia o la ecología. En esta línea se refirió Carlos San Juan, consultor para la implantación de la Economía del Bien Común. Las empresas que puedan incorporar estos valores verán nuevas oportunidades, diversificarán los negocios, atraerán el talento y serán más competitivas.

Obviamente, el reto más importante es extender estas buenas prácticas a las pymes, que es el tejido empresarial mayoritario. Para ello, se sugiere la adopción de beneficios fiscales para las empresas que decidan incorporar la diversidad en su gestión.

“La mujer como motor del cambio de modelo de la empresa” fue el título de la mesa redonda moderada por Eva Levy, socia-directora de Eva Levy & Partners, en la que cuatro mujeres de diferentes ámbitos profesionales expusieron su experiencia.

La empresa familiar fue el entorno analizado por Inés Juste, presidenta de la Asociación de Empresa Familiar de la Comunidad de Madrid, quien expuso que la toma de decisión depende de las propias mujeres, y que deben asumir los retos que se les plantean. En su caso, siendo la única mujer entre tres hermanos, y la de menor edad, fue la seleccionada para seguir con la empresa familiar (Laboratorios Juste), por su valía.

Para Blanca Losada, CEO de Gas Natural Fenosa Engineering, Premio ASEME 2016 a la directiva del año, hay dos tipos de barreras: externas y endógenas, y es necesario ir superando las que se encuentran en el desarrollo profesional. En su opinión, la mujer tiende a ser muy perfeccionista, y eso no necesariamente equivale a ser más responsable, por lo que hay que mantener el equilibrio adecuado en este sentido, además de tener talante y talento, y ser valiente. Aún más, afirmó que la educación de los hijos es un factor clave en la igualdad, porque es en ese aspecto donde se generan los primeros estereotipos, que posteriormente se reproducen en la sociedad.

Aurora Arjona, técnico experto en recursos humanos de Ilunion, expuso la perspectiva de una empresa en la que la contratación a personas con discapacidad forma parte de su identidad. En su opinión, la integración es fundamental para que la sociedad avance en el desarrollo sostenible, y destacó la importancia de una implantación real de los planes de igualdad.

El punto de vista académico lo expuso Mónica Martí, vicerrectora de la Universidad de Alicante, quien reconoció el problema actual de la Universidad, que cuenta con un alto porcentaje de mujeres estudiantes en los primeros cursos, pero que van dejando los estudios a medida que avanzan en la formación. Planteó la vicerrectora el debate de las cuotas, reconociendo que es una de las vías para dar visibilidad y presencia a la mujer, que de lo contrario no es reconocida en su capacidad profesional. Una clara muestra de ello es que ninguna universidad española cuenta con una rectora.

 

Casos de éxito

La última mesa redonda del congreso reunió a empresarias que expusieron sus iniciativas en materia de RSE, y fue moderada por María Dolores Ginestal, secretaria general de ASEME.

Dar visibilidad a los valores de la empresa, promover la conciliación de la vida laboral y familiar con horario flexible o jornada continua, fomentar la formación o el teletrabajo o implantar la economía del bien común dentro del sistema de gestión de la empresa fueron algunas de las experiencias expuestas por Beatriz de Andrés, CEO de Art Marketing; Margarita Jerez, socia directora de JP Media; Rocío Molina, socia fundadora de Finchas Chamberí; Sandra Rodríguez, socia fundadora de Madrid JS7 Stars, y Silvia Ana Escorza, directora general de Scorza.

 

Intercambio de experiencias

Además del análisis de la RSE a través de las mesas redondas, el congreso tuvo como objetivo el conocimiento entre las congresistas. Para ello, se celebraron sesiones de networking y almuerzos de confraternización.

Por otra parte, el programa social también permitió que las asistentes intercambiaran sus experiencias en los diversos campos en los que desarrollan su actividad, en un ambiente distendido y conociendo la ciudad anfitriona. Así fue durante la visita al Madrid de los Austrias, promovido por el Madrid Destino del Ayuntamiento de Madrid, y en el recorrido ofrecido por Las Rozas Village.

El acto central del congreso fue la cena oficial, celebrada en el Club Financiero Génova, en la que se rindió homenaje a la presidenta de FIDE, Julita Maristany, por su extensa trayectoria al frente de la organización.

En este acto se entregó el Premio Mirelle Constanz a Clara Montero, socia fundadora de Traducciones Montero, por su apoyo a ASEME, por su ejemplo como empresaria, y por su capacidad para promover en trabajo en equipo y la excelencia.

 

Clausura y anuncio de CIME 2017

El resumen del congreso fue presentado en la última jornada por Matilde Pelegrí, vicepresidenta de ASEME.

Seguidamente, Eva Serrano, presidenta de ASEME, clausuró CIME 2016, agradeciendo a los asistentes su activa participación, y presentando el video conmemorativo del 45º aniversario de la asociación.

Finalmente, Julita Maristany, presidenta de FIDE, anunció que la 28ª edición de CIME se celebrará en la segunda quincena de mayo de 2017, en Buenos Aires, Argentina.

Galeria de Imagenes

Contact Us

We're not around right now. But you can send us an email and we'll get back to you, asap.

Not readable? Change text. captcha txt

Start typing and press Enter to search